Cómo nos cuesta a veces poner buena cara, ¿verdad?

Y más cuando las circunstancias que nos rodean en nuestra vida diaria, no son las más positivas, e incluso en algunos casos son negativas. Siempre nos encontramos a alguien, que incluso en las circunstancias más adversas, sabe sacar algo positivo. Y es capaza de “poner al mal tiempo buena cara”. Entonces nos preguntamos: ¿cómo lo hace?, ¿cómo mantienen su motivación?

Es obvio que sufren, que lo pasan mal, que lloran… Sin embargo, siguen ahí, y afrontan los problemas o situaciones complicadas con una pizca de ilusión. Probablemente, lo que hacen es ser conscientes de dónde están. Y les permite encarar los problemas con una actitud “más consciente” o son capaces de ver las cosas en perspectiva.

Son conscientes, que aunque “hoy no pueden ver el sol, porque lo único que ven son nubes, detrás de esas nubes, saben que sigue estando el sol”. Y saben que detrás de la tormenta interna que están viviendo, algún día “todo pasará”, como dice Springsteen en Lonesome Day.

La ilusión y el carácter

toni nadal - todo se puede entrenar - motivaciónToni Nadal, en su papel como formador de Rafa Nadal, destaca estos dos elementos cómo claves en la formación de su sobrino. Siempre le recordaba que tenía que poner buena cara. Y le decía: «Rafael, pon buena cara. La cara es el espejo del alma, y una persona que tiene ilusión nunca pone mala cara”.

Por lo tanto, tenemos que trabajar esa ilusión, porque será el combustible que nos haga movernos, que nos impulse… Hay que entrenarla, y “poner buena cara, al mal tiempo, cuando lo haya”, o al menos intentarlo. Porque la ilusión nos hará perseverar en nuestra vida para ser un poco más feliz.

Sin embargo, sí no somos capaces de desarrollar y fortalecer nuestro carácter, es complicado que podamos mantener la ilusión en los momentos que vienen mal dadas. En «Todo se puede entrenar», Toni Nadal explica la importancia que tuvo la formación del carácter, los valores transmitidos, las actitudes… en el éxito de Nadal. El éxito de Rafa, no es fruto de la casualidad, ni de un talento innato… sino de un trabajo duro, sacrificado y sostenido en el tiempo, que le ha llevado a ser quién es. NO HAY ATAJOS.

¿Cómo se consiguen?

En la vida no hay atajos, ni medicinas milagrosas ni fórmulas mágicas, que sirvan para eliminar nuestros dolores más profundos, de una forma inmediata. Necesitamos tiempo, y entrenar nuestra actitud. Cuando llegan los malos momentos sólo hay una receta: SEGUIR ADELANTE.

La única forma de superar esas situaciones es continuar trabajando. Esforzándose, superándose, perseverando, creciendo… No hay otro camino, no hay atajos. Y esta actitud se entrena cada día, es la única forma de adquirir un hábito. Entrenando todos los días, como hacen todos los seres extraordinarios, tanto los famosos como los anónimos.

«Ser un profesional es hacer las cosas que amas hacer, los días en que no tienes ganas de hacerlas (Julius Erving, Dr J)”

¿Qué hay detrás de la motivación?

Ahora bien, creo que para mantener esa ilusión y esa actitud es necesario tener un propósito. Saber para qué estamos haciendo lo que hacemos. Cuando existe un propósito podemos darle sentido a lo que hacemos, y nos dará la fuerza para abordar esas situaciones que nos hacen torcer el gesto. Este es un elemento central para activar nuestra motivación.

Y por otro lado, creo que tenemos que darnos el permiso para “poner mala cara al mal tiempo”, sí es lo que necesitamos en un momento puntual. ¿Por qué no vamos a estar mal cuando nos pasa algo malo?, ¿por qué es necesario poner una sonrisa artificial? No sería real, no sería auténtico, ni tampoco sincero. Y ya sabemos que cuando dejamos de ser sinceros, nuestra confianza se resiente…

Necesitamos darnos el permiso para expresar nuestras emociones durante un tiempo. La cuestión es saber gestionar esas emociones y no quedarnos colgados en un estado de ánimo negativo durante mucho tiempo. Una cosa es poner mala cara puntualmente (cuando te dan un golpe, te duele, y la cara que pones es de dolor), y otra muy diferente vivir en un estado permanente de mala leche.

“La ilusión es el combustible de la motivación de cualquier persona.” (Toni Nadal)

 Txetxu Altube – Cuestión de Intensidad