Descubrir quiénes somos.

Sí deseamos encontrar nuestra motivación intrínseca es necesario iniciar un proceso de autoconocimiento que nos permita descubrir nuestra identidad. Conocer nuestras fortalezas, nuestros valores, nuestras aficiones, nuestras preferencias, aquello que amamos. Porque cuando amamos lo que hacemos, surge el talento.

Como decía Steve Jobs en su famoso discurso de Stanford: “Tienen que encontrar eso que aman. Y eso es tan válido para su trabajo como para sus amores. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas y la única manera de sentirse realmente satisfecho es hacer aquello que creen es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan. Al igual que con los asuntos del corazón, sabrán cuando lo encuentren”.

“La única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando”

La motivación es frágil

Sin embargo, mantener la motivación es una de las tareas más complicadas y difíciles a la que nos enfrentamos. Podemos sentirnos entusiasmados por un trabajo, una relación o una actividad, y al cabo de poco tiempo, descubrirnos completamente desmotivados. Las razones pueden ser múltiples:

  • Por cansancio, por desánimo, por desinterés, por una discusión…
  • Porque aparezcan nuevos deseos o nuestros factores de motivación sean diferentes.
  • Por un cambio de creencias.
  • Puede ser porque sentimo que nuestros valores están siendo transgredidos.
  • O quizás por razones más profundas que tocan nuestra esencia, lo que somos.

“La forma de reactivar la motivación es tocar alguno de los elementos que componían la formula de la motivación: 

  • Reactivar el deseo
  • Intensificar el premio o incentivo asociado a ese deseo
  • Mejorar las condiciones que facilitan la motivación.”

Podemos necesitar descansar, reactivar el ánimo, volver a despertar el interés perdido… y a veces esto funciona. Pero ante una situación dónde parece que todo se acaba, nuestros valores o fortalezas van a ser clave.  La confianza en uno mismo, la resistencia, la esperanza, el optimismo, la responsabilidad… Estos son algunos de los valores que nos hacen más fuertes, y suponen una guía ante este tipo de situaciones.

Todo se puede entrenarTodo se puede entrenar

Toni Nadal, tío y entrenador de Rafa Nadal, nos explica cómo Rafa es capaz de sobreponerse a situaciones límite, sin perder su motivación.  Partidos jugados con dolor, con malas condiciones de tiempo, de pista, partidos “casi” perdidos contra rivales mejores. Siempre aparece ese rasgo que identificamos en él: la lucha, la entrega, la resistencia, la perseverancia.

Frente a la desmotivación que aparece ante cualquier contratiempo, Rafa Nadal muestra la cualidad de la resiliencia. Esa capacidad para sobreponerse a las dificultades más extremas. Para seguir luchando pese a la adversidad. Y cómo explica Toni Nadal, la única diferencia entre Nadal y otros tenistas que no han llegado a la élite del tenis, es que todas esas cualidades de lucha, de entrega, de no quejarse, de resistir y persistir…las lleva entrenando desde los cinco o seis años.

“La clave, para mantener la motivación en lo que se está haciendo, es la perseverancia: mantener el esfuerzo para alcanzar la meta, a pesar del cansancio, la dificultad, el aburrimiento o las frustraciones.”

“Ser un profesional es hacer las cosas que amas hacer, los días en que no tienes ganas de hacerlas”.

Julius Erving (Doctor J), jugador de los Philadelphia 76ers.