Cinco habilidades sociales necesarias para el trabajo en equipo

 

Habilidades Sociales: El método Kauffman

Draper Kauffman fue un militar flacucho, miope y testarudo al que la Armada rechazó en 1933 como oficial por sus problemas de visión. Durante la II Guerra Mundial, luchó como voluntario en la Francia recién invadida por los nazis. Allí conoció a un grupo de soldados franceses que le cambió su forma de construir equipos, y le enseñó a descubrir cuáles son habilidades sociales en el trabajo de equipo.

Posteriormente, ideó un sistema de entrenamiento que sería la base de las futuras generaciones de los Navy SEAL (los equipos de Fuerzas Especiales del Ejército de los EEUU). El entrenamiento consistía en tres pilares básicos:

  • una semana infernal basada en un entrenamiento de dolor, miedo y confusión que recreaba los peores momentos una batalla;
  • todo se basaba en la labor de equipo, con grupos de seis miembros;
  • y no existía distinción jerárquica entre oficiales y soldados rasos.

Los equipos que superaron el programa de adiestramiento, comenzaron a cosechar victorias desde el principio. La pregunta que nos podríamos hacer es cuáles son las claves que hicieron que se entendieran tan bien cómo equipo.

Trabajar bien en equipo requiere la colaboración de todos

Uno de los ejercicios más llamativos de estos equipos es el “adiestramiento físico con tronco”. Consiste en que los seis miembros de un equipo realicen una serie de maniobras con el tronco: lo levantan, lo transportan y lo hacen rodar.

Para realizar dicho ejercicio, la colaboración es una de las habilidades sociales en el trabajo de equipo imprescindibles. El peso del tronco provoca que, para ejecutar cualquier maniobra, todos los miembros tengan que estar muy pendientes de sus compañeros y ejercer la misma fuerza en el momento exacto.

El ejercicio del tronco no sólo es una cuestión de levantarlo durante un breve periodo de tiempo. La prueba consiste en transportarlo de un lugar a otro en un tiempo determinado. Y durante ese tiempo “eterno” suceden muchas cosas que ponen a prueba a cada persona y al equipo: hay dolor, sufrimiento, miedo, cansancio, agonía, etc.

Desarrollo de habilidades sociales en el trabajo en equipo

Además de la colaboración que se requiere para realizar cualquier trabajo en equipo, son necesarias otras habilidades sociales que Daniel Goleman definió como habilidades emocionales:

  • La adaptabilidad. Es decir, saber ser flexible para poder adaptarse a los cambios que se van produciendo.
  • La comunicación. En esos momentos, la comunicación debe ser clara y efectiva, haciendo uso tanto de la comunicación verbal como de la no verbal.
  • La empatía. Ser capaz de reconocer las dificultades del otro, para asumir parte del peso que debe soportar.
  • La serenidad. Consistente en la capacidad para pensar con claridad y resolver los problemas bajo presión

La conexión como base del trabajo en equipo

Lo importante del trabajo en equipo no radica en si se consigue o no el resultado. Es decir, lo verdaderamente transcendente es la conexión que se establece entre los miembros del equipo. Una actividad tan intensa como el ejercicio con el tronco, genera multitud de micro-eventos o situaciones a las que el equipo debe dar respuesta.

Además, cada componente está expuesto ante sus compañeros, muestra su vulnerabilidad ante momentos difíciles. Y eso genera confianza dentro del equipo, porque te obliga a entregarte a fondo, a trabajar por el bien del equipo, a tomar decisiones en función del grupo y no de uno mismo.

“La estrella es siempre el equipo; nunca un jugador individual.” (John Wooden)

¿Quieres aprender más sobre cómo desarrollar estas habilidades? No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Será un placer contarte más y enseñarte cómo realizamos las dinámicas de trabajo en equipo y los procesos de team building en Madrid o cualquier lugar de España.