Gestión de equipos: 4 claves para la mejora continua de los equipos

El ejemplo de Sakichi Toyoda

Toyoda Sakichi.jpgSakichi Toyoda fue un gran ingeniero japonés a caballo entre el siglo XIX y el XX. Se le conocería como “el rey de los inventores”. Su propósito fue mejorar los telares en los que su madre, su abuela y sus amigos tenían que trabajar muy duro, hilando y tejiendo. Toyoda acabó construyendo unos sofisticados telares automáticos, y en 1926, fundó la Toyoda Automatic Loom Works, que sería la semilla de la actual Toyota. Sin embargo, su mayor contribución al desarrollo de Toyota fue su filosofía y su manera de entender el trabajo, basada en una obsesión por la “mejora continua”. Junto al “respeto a la gente”, han sido los dos pilares básicos que sustentan la cultura del gigante automovilístico japonés. Sobre ellos, Toyota ha desarrollado una serie de ideas básicas que ha intentado transmitir en la gestión de equipos de trabajo:

 

1. En la gestión de equipos es importante tener una filosofía a largo plazo

 

La toma de decisiones de los equipos está orientada hacia la consecución de un propósito común, más allá del objetivo de ganar dinero a corto plazo. El interés último es añadir valor a los clientes y la sociedad. Esto conduce a realizar inversiones a largo plazo para construir una organización del aprendizaje. Lo que permite que pueda adaptarse a los cambios de entorno.

 

2. El proceso correcto produce los resultados correctos

 

La clave del éxito de la compañía es su orientación al proceso. La planificación de los procesos de trabajo para lograr un flujo continuo es lo que produce valor añadido. Es fundamental reducir a cero el tiempo en que un proyecto está parado, y para eso la planificación es imprescindible. La idea de proceso y flujo continuo es clave para que se produzca una mejora continua de verdad.

 

3. El valor de los equipos, se produce cuando se desarrolla a su gente

 

Los equipos y sus líderes necesitan herramientas y soportes para poder desarrollarse y mejorar de forma continua. El desarrollarse personal y profesionalmente es vital para instaurar una cultura corporativa, con unos valores y creencias compartidas. En este sentido el liderazgo nace desde dentro de los propios equipos. Lo líderes se desarrollan dentro de la organización para guiar a sus propios compañeros.

 

4. El objetivo final del aprendizaje está en la resolución continua de la causa raíz de los problemas

 

Los equipos utilizan una combinación de diferentes técnicas como la de “los 5 por qué” (indagar y profundizar en las causas) o el “genchi genbutsu” (ir a verlo por sí mismo para comprender a fondo la situación), para determinar cuál es la causa raíz de los problemas. Los duros análisis, las reflexiones y la comunicación continua de las acciones emprendidas son la base del sistema de aprendizaje continuo.

De esta forma, el concepto “kaizen” o mejora continua, tiene un segundo ingrediente para que el aprendizaje sea realmente efectivo: el “hansei”. Un tiempo de reflexión para identificar los puntos débiles y tomar medidas para evitar que se cometan los mismos errores. Una de las claves en la gestión de equipos: «sin hansei no hay kaizen».

“Toda persona debe emprender algún gran proyecto como mínimo una vez en su vida. He dedicado gran parte de mi vida a inventar nuevas formas de telares. Ahora es tu turno. Tú debes esforzarte en concretar algo que pueda beneficiar a la sociedad.”

(Sakichi Toyoda a su hijo Kiichiro Toyoda, creador de la Toyota Automotive Company)

 

Si quieres saber más sobre la gestión de equipos de trabajo, la mejora continua y los procesos de transformación o motivación en el trabajo, recuerda ponerte en contacto con nosotros. ¡Será un placer atenderte!